Seleccionar página

Este año hemos observado que muchas webs han cometido ciertos errores básicos a la hora de elegir y registrar un dominio en internet. La elección del dominio de una web es realmente importante para una marca o empresa porque, dependiendo de cúal se elija, la suerte de la web variará. Por tanto, os enseñamos qué errores no debéis cometer al elegir vuestro dominio.

  1. Números

Que en pleno 2018 la gente siga incluyendo números en sus dominios es de delito capital. Salvo que la marca o el nombre de la empresa contenga números, es una tontería usarlos en el nombre del dominio porque es más complicado posicionarlos y hacer que los usuarios lo memoricen, ya que es bastante más complejo.

  1. Redes sociales

Tenemos que tener miras de futuro a la hora de elegir el nombre, por lo que tenéis que comprobar su disponibilidad en redes sociales. Las redes sociales sirven para captar y fidelizar clientes, como para ofrecer un servicio al cliente, por lo que no elijáis un dominio web que no esté disponible en las redes sociales.

  1. Elegir las mismas extensiones

Hay una creencia que es un error porque, bajo mi punto de vista, es de ser mente cerrada. En internet no sólo sirven el .com o .net, sino que hay muchísimos dominios que sirven a empresas de distintos sectores. No os obsesionéis con tener un dominio .com porque se puede optar a un .end o .tienda, que no es lo más habitual, pero que tiene estilo.

  1. No registrarlo en un tiempo

Las labores administrativas hay que llevarlas al día, por lo que es un craso error dejar pasar el tiempo para registrar vuestro dominio. Pensad que con la compra del dominio no tenemos su propiedad íntegra, debemos registrarlo para ello. No cometáis este error de principiantes, que a más de uno he visto en un apuro por este tema.

  1. Nombres largos

Es un clásico en los errores a la hora de elegir el nombre de un dominio, pero es que a la gente no le entra en la cabeza que son una locura posicionarlos en los motores de búsqueda. Si no quieres morir en el intento, elige un nombre mucho más corto y que no te rompas la cabeza para posicionar la web porque se convertirá en una tarea prácticamente imposible, si optas por un nombre extremadamente largo.